La mujer

con problemas de orina 

El urólogo y los problemas urinarios femeninos

Son los padecimientos urinarios los mismos en la mujer que en el hombre? Definitivamente, no. Existen hechos diferenciales que provocan peculiaridades en los problemas urinarios de la mujer.

¿Cuáles son esas peculiaridades de los problemas urinarios en la mujer?

La uretra

La uretra en la mujer es más corta y desemboca muy cerca de la entrada de la vagina. Esto puede favorecer que entren gérmenes con mayor probabilidad.

A veces el final de la uretra está prácticamente en la vagina (hipospadias vaginal), lo que puede condicionar que la actividad sexual cause fricción en el meato uretral con la consiguiente irritación, a veces inflamación y tras esto puede sobrevenir la infección de la uretra, que puede pasar a la vejiga. Este cuadro de caracteriza porque los problemas urinarios empiezan cuando empiezan las relaciones sexuales, y se llama SÍNDROME URETRAL.

La vejiga

Las Cistitis son un cuadro frecuente en la mujer. Consiste en molestia o dolor mientras se orina, generalmente acompañado de aumento de la frecuencia al orinar (disuria y polaquiuria), que puede cursar en los casos más intensos con sensación de que no ha vaciado del todo la vejiga o aún le quedan ganas al terminar de orinar (tenesmo), incluso a veces llegan a salir unas gotas de sangre (hematuria terminal), o pueden aparecer dolor en bajo vientre, fiebre y escalofríos.

En los casos leves, un tratamiento corto puede ser suficiente, incluso a veces una monodosis, pero si este problema se hace recurrente, es decir, cuando ocurre más de tres veces por año o más de dos veces en seis meses, la mujer tiene que ser estudiada por el urólogo.

Otras veces como consecuencia de las infecciones del contenido (la orina) se afecta el continente (la vejiga), presentando como secuela de estas afectaciones de repetición alteraciones de la mucosa (el tejido interno de la vejiga) produciendo displasias o metaplasias. Otras veces se afecta el tejido intersticial dando lugar a una cistitis intersticial, e incluso se pueden afectar los músculos de la vejiga alterándose el comportamiento de la misma (vejiga inestable o irritable).

Este proceso inflamatorio de la vejiga puede también afectar al exterior de la misma, dando lugar al dolor pelviano.

Impotencia o disfunción eréctil

El uréter

Es el conducto que baja la orina del riñón a la vejiga. Al cruzarse en su camino con la vena del ovario puede comprimirse por ésta en períodos de menstruación, dando dilatación, a veces dolor renal y otras infecciones urinarias (síndrome de la vena ovárica)

El embarazo

El útero de la embarazada comprime los uréteres, sobre todo el derecho. Esto, unido a una predisposición retener líquidos por el estado hormonal, hace que durante el embarazo sea más fácil que una infección ascienda de la vejiga al riñón, causando un cuadro de dolor renal agudo con fiebre, denominado pielonefritis gravídica.

El parto

Tras el parto puede quedar una debilidad del suelo de la pelvis, que condiciona un descenso de la vejiga (a veces de la vejiga y del recto), que se muestran a través de la vagina (cistocele, rectocele y cistorrectocele), Esto puede causar problemas urinarios, infección de orina o incontinencia.

Manejo clínico

Las infecciones leves u ocasionales son relativamente frecuentes y responden generalmente bien a tratamientos cortos. Suelen ser manejadas por el médico general y a veces por el ginecólogo. Pero cuando hablamos de las infecciones de repetición o los casos complicados es el urólogo quien debe intervenir y proceder a un estudio de la paciente.

El estudio conlleva una buena historia clínica, una exploración abdominal y genital, una analítica de sangre, orina y frotis del exudado vaginal así como un estudio anatómico del aparato urinario, generalmente con radiografía simple y ecografía de riñones y vejiga, con flujometría y residuo postmiccional.

El manejo de las infecciones es el resultado de la coordinación entre el clínico y el especialista en microbiología, que consensúan todos los tratamientos.

Cuando se sospechan alteraciones del funcionamiento de la vejiga o esfínteres se impone el estudio urodinámico o la Endoscopia si se sospecha daño en la mucosa de la vejiga.

Con este protocolo se ofrece un estudio de alta calidad y se consigue un manejo exitoso de los problemas urinarios femeninos.

De nuestro

Blog

04 abril
07 enero
06 diciembre

Vasectomía

Existen multitud de técnicas para realizar la vasectomía: todas pretenden interrumpir el paso por el conducto deferente, unas…

un buen antivirus y un buen ahorro
una semana de descanso en Asturias... y a darle duro
He marcado como favorito un vídeo de @YouTube de @gurologia (http://t.co/i4EqjNyc - cirugia de prostata con laser verde gabinete
Me ha gustado un vídeo de @YouTube de @gurologia (http://t.co/i4EqjNyc - cirugia de prostata con laser verde gabinete de urologia
He subido un vídeo de @YouTube (http://t.co/i4EqjNyc - cirugia de prostata con laser verde gabinete de urologia y andrologia las
¡En una semana estrenamos nueva web! Saludos a todos.
¡Estrenamos Twitter! Nuestro Gabinete de Urología y Andrología, en la era 2.0